Columnas, comunicados y opinión de Alejandro Posilio

La piratería digital, de agujero negro a potencial filón 

La industria de contenidos presenta unos datos bastante exagerados sobre el daño que producen las descargas ilegales de películas, música, videojuegos, libros, series y fútbol; sin embargo no se esfuerza por ver en internet un enorme nicho de potenciales clientes.

La Coalición de Creadores e Industria de Contenidos acaba de presentar el Observatorio de la piratería, estudio realizado por la consultora GFK, que arroja unos datos catastrofistas que, si fueran reales, significaría que el colapso de esta industria estaría próximo. Como la complicada situación no parece tan trágica, se podía pensar que el estudio sobre los hábitos de consumos digitales del 2014 no es un fiel espejo de la realidad y que obedece más bien a un plan de marketing de este sector para convencer al Gobierno de que legisle y actúe en su beneficio. 

Es evidente que la piratería digital, sea cuál sea su volumen, perjudica a los creadores de contenidos y sus distribuidores, que ven cómo su producto es consumido sin recibir nada a cambio de su trabajo e inversión. Esto ya justifica por sí mismo que se tomen medidas para reducir esta práctica. Pero la Coalición tendría que tener claro que distorsionar la realidad con estudios tan tremendos como el presentado no resulta tan efectivos en la opinión pública como se pretende. Incluso, puede que muchos ciudadanos los rechacen por resultar increíbles.

Para poder calibrar la magnitud de los datos presentados, lo mejor es conocerlos. A continuación figuran los más llamativos:

·        El 87,945 de todos los contenidos digitales consumidos en España en 2014 fueron piratas.

·        El porcentaje de consumidores que accedió ilegalmente a contenidos en internet subió del 51% de 2013 al 58% en 2014.

·        En 2014 se accedió ilegalmente a 4.455 millones de contenidos digitales, con un valor de mercado de 23.265 millones de euros.

·        Sin piratería se crearían 29.360 empleos directos y más de cien mil indirectos.

·        El Estado dejó de ingresar 628 millones de euros en concepto de IVA, Seguridad Social e IRPF.

·        El valor de esta industria sería 1.700 millones más si no existiera esta piratería

·        El 71% de los sitios piratas se financian con publicidad.

·        El 99% de los accesos ilegales se producen desde Google.

Así, de golpe, estos datos parecen demoledores. Pero si se analizan más detenidamente, la realidad no parece ser tan amenazante. Lo primero que expertos en el tema cuestionan es la metodología utilizada para realizar el estudio. Los creadores apenas ofrecen datos sobre el mismo. Solo se sabe que se encuestan a 50.000 panelistas de GFK de entre 11 y 74 años. Esa es la muestra de la que se extrapolan los datos con valoraciones económicas sin explicar.

Hoy en día se usan las encuestas para conocer todo tipo de sectores. Pero instituciones como la Oficina de Contabilidad Gubernamental de Estados Unidos (GAO) ha destacado que los datos para medir las descargas de internet no son fiables, ya que no se pueden cuantificar. Además, entre otras pegas, aparece que a los encuestados no se les ha preguntado sobre la nacionalidad de los contenidos descargados, por lo que no se puede saber si son productos de empresas españolas o de otros países. La valoración de los perjuicios sería muy diferente.

Algunas dudas

Es más, si se profundiza en los datos aportados, el informe señala que el valor de la industria musical es de 171 millones de euros, y se añade que como lucro cesante se han perdido 410 millones de euros. Como se asegura que se piratearon 1.832 millones canciones, a las que dan un valor de 6.673 millones de euros, sale un precio por canción de 3,6 euros, bastante más alto que el de cualquier plataforma que vende canciones legalmente, en las que ronda el euro por canción.

Algo parecido sucede con los datos referidos a la industria cinematográfica, valorada en 673 millones de euros y cuyo lucro cesante alcanza los 571 millones. Como estiman que se descargaron 877 millones de películas, a las que dan un valor de 6.139 millones, el coste de cada film sería de 7 euros, cuando su precio en internet ronda los 3-4 euros.

En el sector de los libros, lo datos son todavía más chocantes. Según publica eldiario.es, la industria editorial informó que el libro digital generó el año pasado 70 millones de euros. Si esto es así, ¿cómo el valor de los libros pirateados puede alcanzar los 2.500 millones de euros? Parece exagerado. Además, si según el informe se piratearon 335 millones de libros, esta cantidad da una media de siete por habitante, y doce por adulto. Sin embargo, como el CIS señala que la media de libros que cada español lee al año es de ocho, se desprende que todo lo que se lee es ilegal y que no se venden libros ni se cogen de las bibliotecas. Cuestionable ¿verdad?

Dato oculto

Si a esto se le une que una gran parte de los internautas que se han bajado contenidos ilegales no comprarían el producto aunque no tuvieran acceso a él, dato que no fue ofrecido a la prensa, principalmente por razones económicas, el lucro cesante calculado por la industria del ramo es una cifra bastante aleatoria, que desvirtúa la veracidad del estudio.  

Ante estos datos, se hace necesario que la Coalición precise la metodología usada en sus estudios y ajuste más los datos para que sus resultados adquieran visos de razonabilidad. Esto serviría para que los ciudadanos dispusieran de los datos más fiables para hacerse una idea más representativa de la situación del sector y de los daños reales que crea la piratería digital.

La Coalición fue creada en el 2008 para hacer lobby, y sus estudios el único objetivo que tienen es presionar a la sociedad para desnivelar la balanza de la opinión pública en su favor y forzar al Gobierno a legislar al albur de este importante sector. De hecho, la rueda de prensa de los responsables de esta organización estuvo enfocada con la clara misión de responsabilizar al Ejecutivo de la falta de medidas para cerrar las webs que se dedican a facilitar las descargas de sus contenidos ilegalmente. Las normas están aprobadas. Ahora solicitan que se pongan en práctica y se dificulte al máximo esta labor ilegal.

Ante la dificultad que supone poner puertas a internet, y aunque en otros países sí se ha logrado poner trabas a las descargas ilegales, la industria de la cultura debería esforzarse por intentar sacar provecho a tanta piratería y utilizar la red en su beneficio. Seguramente esto exige otros usos diferentes a los que hacen hoy de internet, pero sería posible ver a estos piratas como un enorme nicho potencial de clientes si el acceso a los contenidos legales fuera tan fácil como a los ilegales y con unos precios mucho más asequible que los actuales. Si sus esfuerzos se dirigieran en esta línea, seguramente la piratería dejaría de ser un problema y pasaría a convertirse en un filón.

El fútbol, por primera vez                                                        

El estudio de la coalición presentaba por primera vez los datos de la piratería en  fútbol que, en general, refuerzan los presentados en los demás sectores. Según el estudio, los datos más destacados referidos al deporte rey son:

·        En el 2014 se visualizaron de forma ilegal un total de 139 millones de partidos de fútbol en más de 1,8 millones de hogares españoles.

·        El valor de mercado de estas visualizaciones es 509 millones de euros.

·        El valor de esta industria es de 954 millones de euros y el lucro cesante alcanza los 227 millones.  

·        El 18% de los internautas acceden a este espectáculo a través de accesos ilegales y solo el 6% lo hacen legalmente.

·        Los motivos que aducen los piratas para hacerlo son que acceder a través de otros sistemas es muy caro (72%), que los futbolistas ya ganan mucho dinero (68%) y que verlo sin pagar no perjudica a mi equipo (46%) ni a nadie (45%). El 33% de los usuarios dicen que se los bajan porque lo hace todo el mundo.

El director de Marketing de la LFP, Íñigo Martínez, presente en la rueda de prensa, ofreció unos datos que también parecen algo exagerados. Entre otras cosas, resaltó que el fútbol "es el producto más vendido de España en el extranjero", "que alcanza el 0,8% del PIB español" y que si no existiera piratería ni el partido de TV obligado en abierto, el fútbol español podría ingresar 2.500 millones de euros por las televisiones de pago, cuando actualmente ronda los 800 millones.

Martínez hizo hincapié en que su industria no está protegida por el Gobierno y que esto hace que campeonatos como el de la Premier inglesa obtenga muchos más ingresos que la liga española, la mejor del mundo para algunos. De ahí su solicitud de que el Ejecutivo tome medidas para impedir la piratería o la liga española perderá competitividad en relación a las demás competiciones europeas.

El representante de la LFP añadió que incluso el partido en abierto es pirateado y explicó que su organización está luchando a codo partido para reducir esta hemorragia. “Hemos realizado acciones para combatir la publicidad que aparece en las webs ilegales, hemos enviado burofaxes a todos los anunciantes, con copia de donde salen, para que la retiren. También nos hemos reunido con las centrales de medios e, incluso, con Google”, aclaró.


La regulación laboral pone en peligro la subsistencia del fútbol base en España 


Las sanciones impuestas a algunos clubes deportivos han extendido el temor a las inspecciones, lo que ha provocado las primeras protestas con paros en las competiciones   

  • Los clubes y escuelas tendrían que dar de alta en la Seguridad Social a todos sus colaboradores, cobren más o menos, y cotizar por estos rendimientos
  • Otra opción pasaría por restar el coste de la cotización a los afectados, por lo que recibirían cantidades más ínfimas que las que perciben actualmente
  • Si las entidades deportivas eligen el voluntariado, las cantidades que se entreguen como compensación de gastos deberán estar justificadas
  •  Es necesaria una ley del deporte que recoja la especificidad del deporte aficionado. No todos podemos estar en el mismo saco
  • Es necesario encontrar financiación, procedente del fútbol profesional, que sirva para afrontar el aumento de los gastos, que provocarían la desaparición de miles de clubes
  • La propia Ley General de la Seguridad Social reconoce la exclusión de las personas cuyo trabajo por cuenta ajena, en atención a su jornada o retribución, pueda considerarse marginal y no constitutivo de medio fundamental de vida
  • Se prepara un paro para todo el fútbol base español para los próximos días 7 y 8 de febrero

    

Bajar artículo completo

El fútbol base se encuentra en pie de guerra en contra de la normativa aprobada por el Gobierno central que obliga a todos los clubes y escuelas deportivas a dar de alta en el régimen general de la Seguridad Social a todos aquellos colaboradores que reciban una compensación económica por su labor. La implantación sin matices de esta medida llevaría a la desaparición de un gran número de entidades deportivas de todo el país.

(CONSULTAR ARTÍCULO COMPLETO - PDF)




La gran mayoría de empresas offline que tienen web apenas le sacan rendimiento 

La página web es el mejor contacto con el resto del mundo. Una web tiene múltiples beneficios y utilidades. Es la ventana más transparente para mostrar nuestra entidad al mundo exterior.

En ella exponemos quiénes somos, qué queremos, cómo funcionamos y que producimos. Además de ser un baluarte de nuestra imagen de marca, es una forma ideal de comunicarnos con clientes, empleados, proveedores, medios, patrocinadores y ciudadanos en general. Incluso se ha convertido en un excelente punto de venta de productos y servicios.

Y a pesar de todas las posibilidades que ofrece, todavía hay algo más del 30% de empresas en este país que no disponen de este barato medio de comunicación y ventas. Y con otra ventaja, es una puerta abierta las 24 horas del día los 365 días del año. Es decir, podemos atraer clientes, empresas o interesados a cualquier hora y en cualquier parte del planeta. Pero no vale con estar, hay que participar e integrarse, aportando valor a nuestros objetivos.